Joel's Blog

Videojuegos, Linux, Programación, Anime, Música… y uno que otro delirio personal

Darksiders 2

Con la primer parte de esta saga me volví un fan de inmediato, el juego estaba muy bien equilibrado en cuanto a acción, historia y acertijos se refiere, el tema de ser Guerra, uno de los 4 jinetes del apocalipsis llamó mucho mi atención y, como ya dije al principio: no me decepcionó en nada.

Cuando fue anunciada la segunda parte estuve esperándola prácticamente todo el año, seguía muy de cerca cada anuncio, trailer, making-of que se publicaba en la red, y debo admitir que me gustó tanto como la primer parte, tiene algunos detalles que pudieron haber sido pulidos un poco para hacer un videojuego perfecto, pero bueno, con los problemas económicos que está pasando THQ en estos momentos es de agradecer que no se haya cancelado este videojuego a medio desarrollo.

En Darksiders II ahora tomamos control de Muerte, quien se acaba de enterar que su hermano está siendo juzgado por un crimen que, almenos Muerte, está convencido que no cometió, y se embarca en una misión personal para buscar la verdad y redimir a su hermano, tras los desafortunados acontecimientos que desataron el apocalipsis y acabaron con la humanidad en el primer Darksiders.

Su búsqueda comienza en el Icy Veil para tener una audiencia con The Keeper of Secrets (El Guardián de los Secretos, también conocido como Crow Father, el Padre Cuervo), le informa que las respuestas que busca las encontrará en el Árbol de la Vida pero se rehusa a ayudarlo a menos que se lleve consigo del amuleto que contiene las almas de los Nephilim (los hermanos caídos de los 4 jinetes) y tras un enfrentamiento en el que el Padre Cuervo toma la apariencia de Guerra termina asesinado a manos de Muerte y los fragmentos del amuleto despedazado se adhieren al pecho de éste, abriendo un portal que lo traslada a The Forge Lands, el reino de los Makers, que son los encargados de crear mundos y precisamente el reyno donde está el Árbol de la Vida.

Ahí comprende que tanto este reino como otros están siendo amenazados por algo conocido como Corruption (la Corrupción), una obscura fuerza que bloquea su camino hacia el Árbol de la vida, los Makers han construido un guardián para combatirla, pero no terminaron el trabajo debido varias amenazas en las que se vieron involucrados, por lo que ahora, con ayuda de Muerte logran terminarlo, pero el guardián ha sido contagiado con Corrupción, poniéndose en contra de sus creadores, Muerte lo persigue y tras destruirlo uno de los Makers lo restaura libre de corrupción y el guardián le abre el camino para que pueda dirigirse al Árbol de la vida.

Tras llegar al Árbol de la vida nuestro héroe es engullido por la Corrupción y es recibido por Absalon, el primer Nephilim que le explica que es él quién está detrás de la obscura fuerza conocida como Corrupción y está tomando venganza contra toda la creación.

Y es aquí donde comienza realmente el juego, Muerte no puede redimir la reputación de su hermano sin acabar antes con esta amenaza, debe viajar por diferentes reinos (el reino de los Makers, el reino de los Muertos, el reino de los Ángeles, el reino de los Demonios y un reino que está entre estos dos últimos conocido como Lost Light (Luz Perdida), para conseguir las claves necesarias para salvar a su hermano y de paso a la Humanidad.

El videojuego es muy largo, mucho más largo que la primer parte, los mapas son enormes (a mi gusto innecesariamente, los mapas son grandes pero sin eventos que los justifique), por lo que ahora el uso del caballo Despair (Desesperación) está más justificado y ayuda a Muerte a recorrer esas grandes distancias más deprisa, por el mismo motivo que ahora los mapas son más grandes es fácil perderse… pero afortunadamente la mascota de Muerte, un cuervo de nombre Dust (Polvo) nos guiará por el camino correcto.

El arsenal de accesorios que podemos utilizar es impresionantemente amplio: lanzas, mazos, garras, botas, collares, pecheras, armaduras… varios de ellos tienen habilidades que nos incrementan o disminuyen el rendimiento de nuestro personaje (muy al estilo de un RPG), algunos de los accesorios y armamentos están poseídos, lo que significa que podemos darles a “consumir” algún accesorio para incrementar las habilidades de éste, haciéndolo más poderoso y con ello hacer un poco más fácil la aventura.

La cantidad de misiones secundarias (Side Quest) también es amplia, probablemente terminar la historia principal no lleve mucho tiempo, pero el juego es muy rico en cosas por recolectar, enemigos que exterminar, pasajes que abrir y puertas que desbloquear, lo que hace que el Replay Value sea más interesante, incluso hay una arena conocida como The Cauldron donde te vas enfrentando a enemigos cada vez más fuertes hasta el Round 99, si decides continuar luchando otro Round la dificultad aumenta pero el premio que recibas será mejor, si decides dejar de luchar te entregarán un regalo que corresponda al nivel de dificultad al que hayas llegado.

Los diálogos son muy ingeniosos y divertidos, me gustó mucho la personalidad que le aplicaron a Muerte entre cínico y ególatra, aunque el echo de que puedas seleccionar el tema a tratar no noté que cambiara en nada el desarrollo de la historia, otra de las cosas que consideré innecesarias, pudiera haber sido un diálogo fluido sin la intervención del jugador.

Algo que me gustó mucho en el primer Darksiders fue que no era solo apalear enemigos, buscar una llave, abrir puerta y seguir apaleando enemigos… estos juegos me gustaron mucho por el hecho de que están llenos de acertijos ingeniosos, es necesario analizar bien el entorno buscando la manera de accionar el mecanismo que nos permitirá avanzar a la siguiente fase, varios de eso acertijos te ponen a rascarte el coco un buen tiempo!, me hicieron recordar los buenos tiempos de los Soul Reaver, pero aquí son mucho más complejos, el gozo de descubrir la manera de resolverlos es mayor y esa es una de las cualidades que más me gustaron en estos juegos.

Graficamente casi no hubo mejoras, pero es dificil mejorar algo que ya de por si era excelente, a mi me gusta mucho el trabajo artístico en estos juegos, no existe rincón que no esté finamente detallado, las texturas son buenísimas, los modelos y la animación son excelentes. La banda sonora está hecha por Jesper Kid (mismo autor de la música en los Assassin’s Creed) que, aunque no está mal, me gustó más la música del primer Darksiders… era más épica y sinfónica.

Definitivamente Darksiders II fue el mejor videojuego que jugué este año, la espera valió la pena, si no lo has jugado te lo recomiendo, tanto la primera como ésta segunda parte.