Joel's Blog

Videojuegos, Linux, Programación, Anime, Música… y uno que otro delirio personal

Archivo de etiquetas: watain


Reseña: Watain – Trident Wolf Eclipse (2018)

Hace ya varios años que me despedí definitivamente de “Intro, blog colectivo de música” (2014) pero he decidido hacer unas cuantas reseñas más para mi buen amigo H3R3JE (Joel) y que las publique en su blog. La reseña de lo nuevo de Watain es una de ellas. Al menos haré dos más, Dimmu Borgir y su nuevo disco y Behemoth con su nuevo trabajo. Mayhem tal vez publiquen disco este 2018 o tal vez para 2019. Si lo publican en 2018 lo reseñaré, si se esperan a 2019 lo dejo en el aire. Y con estas reseñas ya me despido definitivamente.

El 5 de enero de 2018 la banda blackmetalera sueca Watain publicaron “Trident Wolf Eclipse” su sexto trabajo. El disco destaca por varios motivos, entre ellos su cortísima duración. Si no contamos su bonus track “Antikrists Mirakel” hablamos de un disco que no llega a los 35 minutos, su disco más corto. También es su disco más oscuro y violento. Muchos dicen que es su disco más violento desde “Casus Luciferi” pero yo puedo asegurar que es más violento que Casus Luciferi, y mucho más oscuro. Si bien es cierto que desde Casus Luciferi no habían publicado un disco tan extremo y primitivo. Es incluso más primitivo que su primer trabajo “Rabid Death’s Course” y sus letras, según Erik (cantante, letrista y bajista), vuelven a tocar temas relacionados con su primer disco, antes citado.

Yo lo veo también de otra manera. Siempre he dicho que la última canción (si no contamos el bonus track, que a veces tienen algunos de sus discos) de cada disco de Watain es un adelanto musical y lírico de lo que será su siguiente disco. La última canción de su disco “The Wild Hunt” (admirado y criticado a partes iguales) es una canción primitiva aunque cambiante y muy oscura; con una letra totalmente apocalíptica y casi premonitoria. Se trata de su tema “Holocaust Dawn“. Y también siempre he dicho que las letras de Watain hay que leerlas entre líneas. No hablan explícitamente de la mitología nórdica (ni la hindú, ya que ambas comparten muchos elementos en común) pero sí implícitamente. Pongo como ejemplo “The Wild Hunt“, La Cacería Salvaje o anfitrión furioso (Raging Host) es una cabalgata que hacía Odín y los Aesir para recoger las almas de los caídos en batalla y demás muertos, llamados Einherjar o Einherjer, y prepararlos para la batalla final o Ragnarok (Holocaust Dawn). Cuando escribí la reseña de The Wild Hunt dije todo esto; posteriormente leí que el Ragnarok puede ser o bien una profecía o bien un recuerdo, catástrofes naturales provocadas por el paso (o caída de pequeños fragmentos) de cometas que han enfriado la atmósfera provocando crudos inviernos, glaciaciones, erupciones volcánicas enormes, terremotos… Digamos que “Holocaust Dawn” es el Ragnarok, la batalla final, el amanecer del holocausto. Cuando los demonios que dice Watain, o los Jotuns/Etins (gigantes) especialmente los de fuego, arrasarán con todo volviendo a la Gran Madre Oscuridad Primordial (Ginnungagap/Kali-Parabrahman) y vuelta a empezar. Pues bien, de todo esto se habla de alguna manera pero de forma muy primitiva y velada en el nuevo disco.

El eclipse, en la mitología nórdica es el momento en que los hijos de Fenrir, Sköll y Hati (dos lobos gigantes, como su padre Fenrir) devoran al Sol y la Luna. El lobo es muy importante en la mitología nórdica, el comienzo del fin es la era del Lobo o del Hacha. Y el tridente es una fuerza destructora y creadora que usan muchas mitologías precristianas y paganas: nórdica, hindú…

Trident Wolf Eclipse es un homenaje a sí mismos, aunque este 2018 es el 20 aniversario de Watain Erik dijo que para ellos el año 13 de existencia de la banda fue el más especial y por eso hicieron algo especial: su DVD Opus Diaboli (muy bueno, por cierto).

Así que su nuevo disco habla del inminente “Ragnarok” u “Holocaust Dawn” (Amanecer del Holocausto). ¿Sabrán los nórdicos cosas que están a punto de suceder como catástrofes naturales o guerras? Tal vez.

Otro detalle curioso es la portada de su disco: aparece un eclipse con el símbolo de la banda, que es el tridente. El eclipse simboliza la oscuridad. Y si uno se fija bien en las montañas que rodean la montaña central de la que baja un río de sangre las dos montañas de la izquierda de la montaña central y la que hay justo a su derecha tienen forma de lobos aullando. Fijaos bien y veréis. Incluso las dos montañas de la derecha del todo también recuerdan muy vagamente a la forma de lobos aullando; aparte de los tres miembros de siempre (Erik, Hakan y Pelle) la banda son 5 en los directos, y a veces les ayudan en el estudio; hablo de Álvaro Lillo y Set Teitan.


Foto promocional de su canción “Sacred Damnation”


Foto promocional de su video single “Nuclear Alchemy“.

1. Nuclear Alchemy
La canción comienza bruscamente con todos los instrumentos avasallando. Tras una breve pausa adquiere una brutalidad aun mayor y comienza a cantar (o a gruñir) Erik. Los cambios de ritmos se suceden. La mayoría son ritmos muy rápidos con melodías que se escuchan en algunos momentos. Pelle Forsberg realizan un gran trabajo en las guitarras. A mitad de canción aparece un ritmo no tan rápido pero se vuelve a acelerar y vuelve el ritmo original. El trabajo de Hakan a la batería es genial, marcando los cambios de ritmo brutales y continuos. Erik canta como si estuviera poseído.

“Fire at will!
Arsonists of Lucifer
Conflagration sworn
Heed the flames command
Let the holocaust commence
Angel of the sulphur pit
Tread forth, from the gas cloud”

Como ya he dicho, este disco es el “amanecer del holocausto”. “Nuclear Alchemy” se repite con fuerza en el estribillo.

“All that was burning again now must be.
Nuclear Alchemy”

Todo lo que estaba ardiendo deberá arder otra vez.
Tremenda canción para empezar este brutal y despiadado disco.

2. Sacred Damnation.
Unos acordes de guitarra dan paso a un ritmo infernal y endiablado de batería y demás instrumentos. Erik canta de forma cruel y despiadada. Poco a poco va cambiando de ritmo hacia un ritmo menos rápido pero igual de contundente.

Tras ese ritmo menos rápido la canción vuelve a acelerarse sin piedad. Y de nuevo otro cambio de ritmo menos rápido que da lugar a una parte un poco sincopada y acompañada de guitarra melódica. Tras esa parte otro cambio de ritmo con acelerones y partes menos rápidas.
La ejecución de la batería es excelente, las guitarras son impresionantes, y la voz de Erik más cruel y diabólica que nunca. La parte final es muy rápida tras un grito desgarrador de Erik. Brutal.

Lo sorprendente es como en poco más de 4 minutos la canción cambia de ritmos (más rápido, menos rápido) en varias ocasiones y lo bien ejecutada que está la batería, y los demás instrumentos.

“Of iron will is the anvil wrought
Anointed with the blood of tyrants
In sacred flame our vengeance forged”

3. Teufelsreich.
Esta canción empieza con un ritmo más pausado y oscilante. Tal vez sea la canción menos rápida del disco, al menos en su primera mitad ya que poco a poco se va acelerando.
Aunque el ritmo sea menos rápido la primera mitad es oscilante y cambiante. Justo en la segunda mitad se vuelve más rápido y denso, con partes de guitarra melódica. En todo momento Erik canta con su voz desgarrada y diabólica. Lo que sí que va ganando conforme la canción avanza es en densidad y oscuridad. En un momento la canción se acelera bastante y se escucha un buen solo de guitarra. Watain es de las poquísimas bandas blackmetaleras que hacen solos de guitarra (Dissection también los hacía en algunos temas) y eso para mí es sinónimo de Black Metal de mucha calidad.

Un sonido distorsionado de guitarra le pone punto y final a este gran tema.

“From deep down there
Returning my stare
Until fearless into that abyss I may fall
And the flames of the altar rise”

(mirando sin miedo al abismo infinito… y las llamas que alcanzarán el altar)

“A scarlet moon
Shall shine upon
A fallen Babylon
In churning seas the ash outpoured”

4. Furor Diabolicus.
Unos acordes ominosos de guitarra y unos golpes de batería dan paso a un ritmo que cada vez se acelera más hasta convertirse en machacón e incesante. Erik canta con rabia y furia. Por momentos la canción cambia a ritmos un tanto más caóticos con partes de guitarra melódica.
El ritmo de la batería es incesante y despiadado. Un cambio de ritmo da paso a una sección menos machacona y menos agresiva, la cual da paso a otra también sincopada y de nuevo a otra parte melódica. Donde las guitarras rítmicas y melódicas se suceden, pero todo envuelto en oscuridad y rabia. Erik va acompañando con su despiadada voz.
Y tras un ritmo un tanto lento la canción explota a un ritmo rápido y enloquecedor con un solo de guitarra breve y desquiciado. Vuelve el rápido ritmo original cada vez más rápido hasta finalizar de golpe la canción. La canción se va perdiendo en unos efectos sonoros extraños de guitarra.

“Furor diabolicus – madness of the abyss
Furor diabolicus – breathing chasm depths”

“Wild and fierce, the storm is coming
No time for when and how
Did you think it would wait forever?
The time is now”

“Salvaje y feroz, viene la tormenta
No hay tiempo para cuándo y cómo
¿Pensaste que esperaría para siempre?
El tiempo es ahora”

5. A Throne Below.
Este tema ya es mucho más furioso y rápido que los anteriores. Un tema extremadamente rápido, diabólico y brutal. Comienza de forma brutal y despiadada. Entre el fragor de los instrumentos Erik canta con desgarro, dolor y furia. Se escuchan cambios de ritmo con partes de guitarra melódica y algunas partes un tanto menos rápidas pero la canción tiene mucha densidad y brutalidad durante toda su duración.

No hay concesión para un respiro. Una vez pasado el ecuador de la canción viene un repentino cambio de ritmo con unas notas muy ominosas de guitarra melódica que acentúan su oscuridad. Poco a poco el ritmo vuelve a ir en aumento y la densidad de la canción aumenta también. De fondo se escuchan unas guitarras melódicas que van ganando cada vez más protagonismo.

Y son estas guitarras melódicas un tanto melancólicas las que van apoderándose del ritmo de la canción hasta su final. Resulta sorprendente como incluso una canción que se inicia tan brutal y rápida como ésta conforme avanza va cambiando de ritmo hasta hacerse más melódica. La canción en sí (como las demás) tiene muchos detalles y merece ser escuchada, al igual que el resto del disco, varias veces.

No menos sorprendentes resultan los cambios de ritmo que tienen todos los temas de este disco y le dan un aire más oscuro a este gran disco.

“There flow the rivers of our being out of sight
Into never ending night
All we have ever known
All that was and is to come
And all which never came to pass
In that abyss alike extinguished”

“Down there”

“Allí fluyen los ríos de nuestro ser fuera de la vista
En una noche sin fin
Todo lo que hemos conocido
Todo lo que fue y está por venir
Y todo lo que nunca sucedió
En ese abismo igualmente extinguido”

“Ahí abajo”

(Ese abismo es el gran abismo del Caos Primordial, La Gran Madre Primordial)

6. Ultra (Pandemoniac).
Una guitarra distorsionada inicia este tema. Poco a poco las guitarras van entrando de forma ominosa y de repente la canción explota con un ritmo muy brutal y machacón. Tras una pausa, la canción coge un ritmo crudo y despiadado, aunque este ritmo alterna con otro ritmo más machacón aunque menos rápido. Las guitarras rítmicas y melódicas se alternan junto con los cambios de ritmo que marca la batería de Hakan Jonsson, unas veces más rápidos otras veces más machacones pero siempre crudos.

Tras otra pausa vuelve otro ritmo muy caótico acompañado por un solo de guitarra desquiciado. La voz de Erik es rabiosa y furiosa, en este tema se oye más su voz. Lo más llamativo de esta canción son los continuos cambios de ritmo que tiene. La canción se pierde con unas risas demoníacas. Todo un pandemonium de ritmos cambiantes y crudos. Ciertamente la canción es bastante caótica.

“What madness stirs in the depths of the dark?
Ever so near…”

“Wild and free – the power
Pandemoniac”

7. Towards the sanctuary.
Y llegamos al que posiblemente sea el tema más crudo e imponente del disco. Según muchos puede que sea su canción más completa de este disco, y estoy totalmente de acuerdo. También es una de las mejores canciones de Watain de todos los tiempos.

Ya se inicia la canción de forma muy intensa como un ataque furioso. Todos los instrumentos sonando al unísono de forma furiosa. El ritmo se vuelve más tranquilo cuando empieza a cantar Erik pero inmediatamente recupera su energía e incluso se acelera más.

Como he dicho durante casi toda la canción el ritmo es endiablado, incluso los cambios de ritmo que se suceden son crudos e intensos pero con texturas diferentes. También aparecen partes melódicas en la canción e incluso algunas más pausadas donde las guitarras rítmicas y melódicas se alternan. El trabajo de la batería en esta canción es espectacular. Una guitarra melódica introduce a mitad de canción otro ritmo frenético y salvaje, volviendo al ritmo inicial.

Tengo que decir que, pese a lo crudo del disco, hay mucha variedad de cambios de ritmo en cada una de las canciones del disco, algo que solo lo he visto en Watain en lo que a Black Metal underground se refiere. Otras bandas (la mayoría) de Black Metal son más monótonas.

En la parte final unas notas algo más lentas dan paso a una despedida furiosa, cruel, rabiosa y despiadada incluso con guitarras melódicas de fondo.

“Behold the last of stars ascend
To mark the return
To the night without end”

“Contempla la última de las estrellas ascender
Para marcar el regreso
hacia la noche sin fin”

(el Santuario es la Gran Madre Oscura Primordial, la Gran Noche sin fin, de donde todo vino y hacia donde todo vuelve, la gran Kali).

“Where goes our way
Through everlasting decay
To where the temple stands eternally”

“Donde va nuestro camino
A través de la decadencia eterna
A donde el templo está eternamente”

8. The fire of Power.
Esta canción se inicia con un ritmo más pausado y pesado. La voz de Erik sigue siendo como en el resto del disco, desgarrada. Se trata de una canción que casi en su totalidad tiene un ritmo y unos cambios de ritmo más lentos que el resto de los temas pero más densos y oscuros.

También hay bastantes guitarras melódicas. Tras una pausa la canción entra en un ritmo que recuerda al Black Metal de bandas como Bathory, Venom o incluso Dissection, en otras palabras, al Black Metal de finales de los 80, a los orígenes del género (el Black Metal de estas bandas, igual que de Hellhammer y Mercyful Fate es anterior a la Segunda Ola noruega de Mayhem, Burzum, Darkthrone y Emperor).

Y tras este ritmo tan llamativo vuelve un ritmo algo más denso y oscuro y un poco más rápido que al principio. La voz de Erik se vuelve más siniestra. Un tema espectacular y oscuro como pocos. Otro cambio de ritmo con unas melodías tranquilas da paso a una parte melódica y un tanto melancólica y más oscura si cabe.

Y tras esa melodía Erik va finalizando la canción con el estribillo y acompañado de unas notas de guitarra melódica.

“Behold the arrow from a Devil’s bow
Come cutting like a comet through the aether
Risen from low lands by the gusts of yet deeper tracts
A singular light in extension”

“He aquí la flecha del arco del diablo
Viene a cortar como un cometa a través del éter
Resucitado de tierras bajas por las ráfagas de extensiones aún más profundas
Una luz singular en extensión”

(Viene a cortar como un cometa a través del éter…o es un cometa, o enjambres de cometas)

“Against the winds, against the law of our times
Kindlers of the flame, pilgrims of the dark”

“Contra los vientos, contra la ley de nuestros tiempos
Encendidos de la llama, peregrinos de la oscuridad”

(Esos peregrinos de la oscuridad son los cometas)

“So the fire of power becomes the fire of the end
Reddening the ruins of the earth
Now bow unto the merciless redeemer”

“Entonces el fuego del poder se convierte en el fuego del fin
Enrojecimiento de las ruinas de la tierra
Ahora inclínate al despiadado redentor”

(Da la sensación de que esta canción es el colofón del “Holocaust Dawn”. En el Ragnarok nórdico se describe que antes de la “batalla final” aparece el Fimbulvetr o Fimbulwinter, el invierno sin fin. Todo se convierte en un desierto de hielo…Pero después aparecen las llamas de la espada de Surt, los cometas, que son peregrinos de la oscuridad y todo queda reducido a cenizas y sumergido en un océano de oscuridad, y esa es la redención. Y vuelta a empezar. Al final de la canción dice Erik “The fire of a God”, que bien podría ser “a giant fire” como Surt, el gigante primordial que nació del Ginnungagap, abismo primordial, y que será lo que traiga el Ragnarok o “Amanecer del Holocausto”. También se dice que los cometas vienen de ese caos primordial. Os recomiendo la lectura de la web “The Rökkr Shadowlight”).

9. Antikrists Mirakel.
Unos extraños acordes de guitarra y unos sonidos de fondo marcan el desarrollo de este largo e inquietante tema. Erik habla, más que canta, y en sueco, su lengua materna. Su voz es como un murmullo. Las guitarras ominosas y el lento deslizar de ese ritmo tan oscuro y siniestro le dan una atmósfera muy oscura y cruel a este tema, que es el bonus track de la versión de CD. Así hasta su final donde se escuchan sonidos similares a campanadas.

Aquí os dejo algunos fragmentos traducidos de su letra que está en sueco:

“La oscuridad era la muerte, estaba vestida de polvo de la fábrica de acero
Fuera de la catedral vacía de la catedral del cielo siempre hay coraje de un traidor”

“Fuera de la extinción interminable del mundo, la gente murió en
La oscuridad infinita”

“El milagro del Anticristo del Señor y la magnificencia de la perversión
Cuerpos celestes desconocidos forman los signos alrededor del corazón”

Si os interesa, la letra la podéis encontrar no sólo en la versión digiCD del disco sino también en este enlace

Es la web Encyclopaedia Metallum del disco Trident Wolf Eclipse de Watain.


Foto promocional del disco Trident Wolf Eclipse.


Watain dándote la bienvenida a su estudio de grabación.


Otra foto promocional del disco y de la banda.

Sitio oficial de la banda: www.templeofwatain.com